Los precios de los alquileres vuelven a subir tras siete años de caídas

La recuperación del ladrillo ha llegado también a los alquileres. Tras siete años de caídas, el año pasado el precio de las rentas creció más de un 3%, según las estadísticas de las principales plataformas inmobiliarias. Los alquileres aumentaron sobre todo en las 10 grandes ciudades. En Barcelona aumentaron por encima del 17%, pero también se encarecieron en Madrid, Málaga o Palma de Mallorca. La oferta de pisos en alquiler sigue creciendo gracias al interés que la vivienda ha vuelto a suscitar entre los inversores. Aun así, sigue siendo insuficiente, dada la fuerte demanda.

Vivir de alquiler ha dejado de ser una opción marginal. España había sido hasta el estallido de la burbuja inmobiliaria un país de propietarios. Todavía lo es, pero menos. En la época del boom el 80,6% de los ciudadanos residía en un inmueble que había comprado, según Eurostat, la oficina estadística de la UE. Hoy reside en una vivienda de propiedad el 78,8% de la población. La proporción sigue más cercana a los países del este de Europa que a Alemania o Austria, donde alquiler y propiedad conviven a la par.

Un tercio busca alquiler

La demanda también ha crecido y, según un reciente informe de Tecnocasa, un tercio de los hogares que buscan casa quieren arrendar. El alto nivel de desempleo y la bajada salarial que se produjo durante la crisis han hecho que el alquiler sea la única opción para miles de ciudadanos, lo cual supone que el volumen de viviendas para arrendar que hay en el mercado sea insuficiente. “En España la única política social de vivienda es el alquiler privado”, resume Julio Rodríguez, economista y vocal del Consejo Superior de Estadística.

En ese contexto, los alquileres han vuelto a subir. A falta de datos oficiales sobre el precio de los nuevos contratos, las principales plataformas inmobiliarias comienzan ya a recoger incrementos en el conjunto de España tras siete años de caídas que abarataron los alquileres en cerca del 25%. Sin embargo, los aumentos no son homogéneos. “Hay tres grupos de ciudades. Barcelona, que va por libre y subió muchísimo; otro con Madrid, Málaga o Bilbao, con incrementos elevados pero más razonables, y uno con localidades que siguen sin despegar”, explica Fernando Encinar, fundador de la plataforma Idealista.

Tanto los datos de este portal como los de su competidor Fotocasa arrojan un incremento de los precios de los alquileres en el conjunto de España de entre el 3% y el 3,6%. José García-Montalvo, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Pompeu Fabra, sostiene que si bien es cierto que la oferta ha aumentado, la subida de precios de venta en algunas localizaciones, en especial Madrid y Barcelona, ha “ralentizado” la tendencia de muchos propietarios a retirar el cartel de se vende para poner el de se alquila. García-Montalvo afirma, además, que el inversor exige una rentabilidad de entre el 6% y el 7%. “Si los precios de la vivienda suben, para mantener la rentabilidad es necesario aumentar el alquiler”, dice el profesor.

Rentabilidad del 6,7%

Los inversores ahora llegan al mercado de la vivienda atraídos por unas rentabilidades anuales del alquiler del 6,76%, que en Barcelona son más bajas (6,01%) y en Madrid más elevadas (7,68%), según el informe de Tecnocasa, coordinado por el catedrático García Montalvo. Una muestra de la fuerte presencia del inversor es que el 41,6% de los compradores no necesita pedir hipoteca y compra a tocateja. “Es un inversor más sano, no tan nervioso como el que había en la época de la burbuja, que buscaba revender enseguida para obtener plusvalías”, asegura Encinar.

En general, los precios se incrementaron en las 10 principales ciudades de España. A Barcelona le siguen Málaga (entre el 7,2% y el 13,5% en el último año), Palma de Mallorca (entre el 11,5% y el 12,8%), Madrid (6,9%-7,6%) y Las Palmas (alrededor del 6,5%). Por comunidades autónomas, las estadísticas que ofrecen los portales inmobiliarios señalan que lideran las subidas Cataluña (entre el 10,7% y el 13,3%), Baleares (con incrementos que varían entre el 10,1% y el 10,3%) y Madrid (con aumentos que oscilan entre el 6,5% y el 7,6%).

(Referencia de El País, 15.02.16)

La vivienda consolida su recuperación.

Las noticias sobre el mercado residencial siguen confirmando que se ha entrado en un nuevo ciclo en el que se construyen más casas —en zonas con demanda muy contrastada— y los precios se estabilizan e incluso vuelven a crecer a ritmos del 9% en algunos distritos del centro de las ciudades. El valor medio de la vivienda en Andalucía aumentó un 1,4% en el primer trimestre del año con respecto al mismo periodo del año anterior, según la tasadora Tinsa. Las mayores subidas interanuales correspondieron a las dos grandes capitales, con Málaga a la cabeza (donde el alza fue del 6,7%) y seguida por Sevilla, que crece un 2,8%. De esta forma, al sur de España llega la tendencia que ya se estaba dando en Cataluña y la Comunidad de Madrid, donde todavía se asiste a un mayor repunte en la recuperación de este negocio, con avances interanuales del 8,2% y del 7%, respectivamente, gracias al impulso experimentado desde hace unos meses por sus dos capitales.

En este contexto, el director de Productos y Diversificación de Tinsa, Pedro Soria, considera que el actual es un buen momento para adquirir una vivienda y retomar la obra nueva en determinados puntos, al tiempo que asegura que la incertidumbre política no ha enfriado esta recuperación. En su opinión, 2015 fue el año de la reactivación del mercado inmobiliario y 2016 marca el inicio del proceso de normalización del mismo después de 7 años de profunda crisis. «Es una recuperación que ha venido para quedarse, estamos ante un nuevo ciclo más racional y sostenible y la caída generalizada del precio de la vivienda se ha terminado de forma definitiva y los mercados en los que aún cae, lo hace de forma más suave», ha añadido. La recuperación del precio será moderada y no superior al 5% de media anual. Para 2016, Tinsa prevé que las compraventas crezcan un ritmo del 10-15 % y que el inicio de la obra nueva lo haga, de forma selectiva, entre el 30-40%. El plazo medio de compra de una vivienda se situó en 10,5 meses, mientras que el porcentaje de ingresos para pagar el primer año de hipoteca se ha reducido al 22 % (era del 33% en 2007) y son necesarios 6 años de salario para adquirir una vivienda media en España frente a los 8,1 que se necesitaban durante la burbuja. Las viviendas más vendidas oscilan entre los 50.000 y 100.000 euros (30%) y los 100.000 y 150.000 euros (27 %).

(Basado en información de ABC)