El Museo Carmen Thyssen de Málaga ultima su viaje a la época romana.

El Museo Carmen Thyssen de Málaga ultima su viaje a la época romana

La pasarela colgante se suspende sobre el yacimiento de la villa romana del sótano del Thyssen. / Infografías: Rafael Pozo García-Baquero

El proyecto, que se licitará en breve, permitirá recorrer la villa del siglo I del sótano del museo a través de pasarelas colgantes que iluminan el yacimiento al paso del visitante

Tiene un acceso estanco de los que se utilizan en los submarinos. De hecho, se denomina ‘puerta buzo’ por su singular diseño y su capacidad para sellar la estancia. Conduce desde el Museo Carmen Thyssen a la villa romana del sótano que se descubrió durante las obras de construcción de la pinacoteca. Un yacimiento arqueológico cuyos orígenes viajan al siglo I y que se mantuvo en uso hasta el V, pero que no pudo incorporarse al recorrido expositivo de la pinacoteca con su inauguración en 2011 a causa del nivel freático y la presencia de agua en esta zona subterránea, sobre todo en época de lluvias.
Tras una solución a la inundabilidad, el proyecto arquitectónico aprobado por la Gerencia de Urbanismo contempla convertir este sótano en una sala más del museo y hacerlo transitable mediante un sistema de pasarelas suspendidas sobre el yacimiento en el que la iluminación irá descubriendo esta singular edificación romana a medida que el visitante recorra la estancia.
«Más que una villa, prefiero comparar estos restos con un cortijo de época romana, porque en el mismo espacio tenemos una unidad de producción con un área noble en la que vivía el comerciante y una zona de piletas para la fabricación de salazones y conservas de pescado e incluso una tienda para la venta al público», explica el arquitecto Rafael Pozo García-Baquero, redactor del proyecto arquitectónico de este espacio que destaca por su amplitud –618 metros cuadrados– y carácter diáfano.
Al tratarse de una zona inundable, este espacio no podrá visitarse en época de temporales
El proyecto del arquitecto Rafael Pozo incluye espejos cenitales para observar las zonas de difícil visibilidad
Sobre esta superficie, el arquitecto ha diseñado un recorrido expositivo que se eleva 80 centímetros sobre los restos arqueológicos mediante pasarelas colgantes y que se articula en buena medida alrededor del patio de la villa-cortijo romana. Así, desde la plataforma de entrada, el itinerario conduce en primer lugar a las piletas más antiguas del siglo I para la producción de salazones, cuya visibilidad es limitada desde la pasarela por lo que los visitantes podrán observar sobre sus cabezas un techo de acero inoxidable pulido cuyo efecto de espejo permitirá una visión cenital de la zona de forma completa.

La pieza estrella

A continuación, la visita comienza a circundar el patio, donde se iluminarán las columnas del mismo y posteriormente el pavimento. El recorrido conducirá a un mirador de la principal pieza arqueológica del yacimiento, el ninfeo de los peces, una fuente monumental –de finales del s. I y en uso hasta mediados del V– decorada con las pinturas murales más antiguas de las conservadas en Málaga y que muestra peces de colores sobre un fondo negro. «Es el sueño de cualquier pinacoteca: encontrar una zona arqueológica y que sus restos más espectaculares conserven unas pinturas», asegura Rafael Pozo.

En la última parte se podrá ver la necrópolis bizantina. Las pasarelas se ordenan en torno al patio de la villa.
A continuación, la ruta atraviesa la cocina, iluminándose el hogar, y conduciendo hacia una amplia plataforma, donde se exhibirán piezas arqueológicas encontradas durante las obras de construcción o de época romana. Además, desde esta zona se dispondrá de una visión global del yacimiento y se observarán las piletas del siglo V. La última pasarela conducirá desde aquí al final del recorrido, en el que se pueden observar la necrópolis bizantina y los mosaicos.
El arquitecto Rafael Pozo destaca el empeño de la Gerencia de Urbanismo y del Museo Carmen Thyssen en solucionar los problemas del nivel freático con el objetivo de hacer visitable esta zona de la pinacoteca. Así, se ha dispuesto una serie de pozos con el objetivo de drenar el sótano cuando sufra episodios puntuales de inundación por fuertes lluvias. Esta solución ha permitido que el sótano no se mantenga inundado durante meses como hasta ahora, aunque en los episodios de temporales no se podrán realizar visitas del público hasta que los pozos evacuen todo el agua.
Los arqueólogos recomiendan que se mantengan las condiciones de humedad del 100% –sobre todo por la conservación del Ninfeo de los Peces–, lo que también ha determinado el proyecto arquitectónico que contará con barandillas de vidrio para favorecer la visibilidad, aunque el suelo de las pasarelas colgantes será de hormigón para evitar que el piso sea deslizante y peligroso para los visitantes. «Todo está enfocado para que el protagonista sea el yacimiento», explica Rafael Pozo, que añade que las paredes que limitan el sótano se recubrirán de listones de madera blanca como en los pisos superiores del museo con el objetivo de dar al sótano una continuidad arquitectónica.
Las obras cuentan con un presupuesto de 420.000 euros y un plazo de ejecución de ocho meses. Según el concejal de Urbanismo, Paco Pomares, el proyecto para hacer visitable el yacimiento del Museo Carmen Thyssen ya se encuentra en el Departamento de Contratación de la Gerencia por lo que la licitación se publicará «en breve».

 

 

Diario Sur. Sábado 13 de enero de 2018.  Autor: Francisco Griñán.

 

Proyecto del arquitecto Rafael Pozo García-Baquero en el Museo Thyssen de Málaga.

Urbanismo ( Artículo publicado por la Opinión de Málaga)

Aprueban hacer visitables los restos arqueológicos bajo el Museo Thyssen

Invertirán unos 420.000 euros en construir un sistema de pasarelas en el sótano del museo para visitar los restos romanos que hay bajo el edificio

miguel ferrary 18.10.2017 | 12:50

Imagen del proyecto.

Imagen del proyecto.

El consejo de Urbanismo ha aprobado destinar 420.019 euros a la construcción de un sistema de pasarelas para hacer visitables los restos arqueológicos romanos encontrados en el sótano del Museo Carmen Thyssen y que fueron descubiertos durante las obras de restauración del Palacio de Villalón.

Estos trabajos, con un plazo de ejecución de ocho meses, permitirán crear de un recorrido accesible para ver el yacimiento, que se inicia en una plataforma de recepción y concluye en una segunda plataforma de carácter expositivo. Ambas plataformas se conectan por una pasarela cuyo recorrido permite una contemplación directa de los restos. En aquellas zonas donde existen elementos que impiden aproximarse a los restos se plantea un techo suspendido de acero inoxidable pulido cuyo efecto de espejo permitirá a los visitantes tener una visión cenital complementaria desde la propia pasarela.

El proyecto ha sido redactado por el arquitecto Rafael Pozo García-Baquero a instancia del Servicio de Conservación y Arqueología de la GMU y se enmarca dentro de las actuaciones que se están llevando a cabo para poner en valor y posibilitar la visita al yacimiento arqueológico situado en la planta sótano del museo.

El sótano del Palacio de Villalón, sede del actual museo Carmen Thyssen, contiene una villa romana orginal del siglo II con estancias consagradas a la vida doméstica e industrial. El espacio cuenta con 14 habitaciones distribuidas en torno a un patio, además de un ninfeo ornado con figuras de peces en diversos colores. La dificultad con el yacimiento, que en el siglo VII se transformó en una necróplis, estriba en combatir el nivel fréatico.

El precio de la vivienda sube un 5,6% en el segundo trimestre

El precio de la vivienda sube un 5,6% en el segundo trimestre

 

Según el Instituto Nacional de Estadística, el precio de la vivienda también subió durante el segundo trimestre del año. El precio medio de las casas libres subió un 5,6% de abril a junio respecto al mismo periodo del año anterior.
La subida del periodo abril-junio es la tasa de crecimiento más alta desde el primer trimestre de 2016. Ya son 13 los trimestres seguidos en los que los precios presentan tasas positivas.

La vivienda que más se revalorizó fue la de segunda mano, que subió hasta el 5,8%. En cambio, se frenó levemente la subida de obra nueva que fue del 4,4%. Estos resultados son el reflejo de la mayor actividad que existe de inmuebles usados frente a las viviendas nuevas.
Aunque con distinta intensidad, todas las comunidades autónomas registraron tasas medias positivas en el precio de la vivienda en tasa interanual, salvo Asturias (-0,3%).

Aunque el mercado de la compraventa se anima (especialmente el de segunda mano) y los precios registran subidas, el precio de las casas está muy lejos de la cota que alcanzó durante la era del boom inmobiliario.

Tomando esa tasa como referencia, los precios de la vivienda siguen muy lejos del nivel precrisis. La media nacional, un 26% por debajo. Madrid, donde más se ha recuperado el precio, sigue un 25% por debajo del segundo trimestre de 2007. Andalucía, con tasa de precios ahora un 20% por debajo de los niveles de hace una década, es una de las comunidades con menos distancia a la era del boom inmobiliario.

(Referencias tomadas de El País)

Las viviendas turí­sticas de Málaga capital

El proceso de regularización abierto por la Junta de Andalucía para sacar a la luz las viviendas turísticas que hay en la región están teniendo un efecto importante en el conocimiento del sector. Muestra de ello es que desde mayo del pasado año, fecha en la que entró en vigor la obligación para que los propietarios de estos inmuebles los diesen de alta en el registro autonómico, han aflorado un total de 1.301 viviendas turísticas en la capital de la Costa del Sol, con capacidad para 2.637 habitaciones y 6.342 plazas.

Si bien estos datos confirman la importancia del sector, se apunta por algunos expertos la posibilidad de que haya del orden de 4.000 plazas más aún por salir a la luz.

A esta circunstancia, hay que añadir que buena parte de las actuaciones que hoy por hoy se impulsan en Málaga capital, ya sea en rehabilitación de edificios o en nuevas construcciones, se vinculan con la figura de los apartamentos turísticos.

Desde algunas asociaciones se defiende fijar unos porcentajes máximos de uso por zonas ante el riesgo de «masificación».

De acuerdo con el decreto, se consideran viviendas con fines turísticos todas aquellas ubicadas en suelo de uso residencial y ofrecen, mediante precio, el servicio de alojamiento de forma habitual y con comercialización y promoción a través de los canales de oferta propios de este Ámbito (agencias de viaje, empresas mediadoras u organizadoras y medios que incluyen posibilidad de reserva). Se diferencian entre las completas, que se ceden en su totalidad y no puede superar las 15 plazas, y las viviendas por habitaciones, en las que debe residir el propietario y que no pueden exceder de seis plazas.

La norma establece unos requisitos mínimos de calidad y confort equiparables a los del resto de alojamientos, con el fin de asegurar los derechos de los usuarios y evitar situaciones de fraude, intrusismo, clandestinidad y competencia desleal. Además, garantiza la seguridad pública al obligar a los propietarios a llevar a cabo un registro documental e informativo sobre los viajeros que utilizan este hospedaje.

Entre otras exigencias, la viviendas con fines turísticos deben disponer de licencia de ocupación y cumplir con las condiciones técnicas y de calidad fijadas, como las relativas a ventilación exterior, mobiliario, refrigeración, ropa de cama, menaje y botiquín de primeros auxilios. También tienen que ofrecer información turística de la zona y hojas de quejas y reclamaciones, así­ como un teléfono de contacto para resolver incidencias durante la estancia.

Fuente de Diario Sur

Algunas ideas para vender mejor una vivienda.

Uno de los principales errores más frecuentes en los que incurren los vendedores es fijar a un precio elevado en relación con el mercado. Los expertos aconsejan tener mano izquierda y, al igual que en la compra, planificarlo todo muy bien antes de lanzarse a la venta.
Poner el precio justo y bajar el precio si es necesario. Hay una fuerte resistencia entre los propietarios, incluso entre aquellos que no conseguían vender en los peores años de la crisis. Los precios están empezando a subir en determinadas zonas, pero aún estamos lejos de los precios del boom inmobiliario. De hecho, la vivienda usada sigue siendo, de media, 103.000 euros más barata ahora que en 2007. Hay que ser realista, comprobar los precios de casas similares en zonas cercanas. Un precio demasiado alto no conseguirá llamar la atención. Un precio bajo generará mucho más interés e incluso puede lograr el efecto contrario: al impulsar la demanda, se puede acabar vendiendo por más dinero de lo que se pedía inicialmente. Si, por el contrario, la vivienda lleva mucho tiempo en el mercado, casi siempre hay que bajar el precio.
Elegir un buen “escaparate” de venta. Para vender una casa suele ser interesante ponerse en manos de un profesional. Suelen agilizar el proceso y ser más efectivos que si se hace por cuenta propia. Sin embargo, es importante que antes de tomar la decisión se tenga muy claro que la agencia que se va a contratar se ajusta a las necesidades del vendedor, así como saber a cuánto va a ascender la comisión de la operación y quién la va a pagar. Además, hoy por hoy es indispensable anunciar la vivienda en Internet.
Organizarse. Los expertos recomiendan crear un archivo con todos los documentos relacionados con la casa, como facturas de gas y electricidad o facturas de impuestos, para tenerlo listo para cuando se le presente una oferta de compra. Además, la casa ha de estar lista para cuando haya cualquier visita imprevisible.
Reformar la casa. No hace falta hacer una reforma global de la casa, sino simplemente arreglar lo que está estropeado, adecentar el inmueble de manera que parezca atractivo y funcional, por ejemplo, pintando las paredes de color neutro, y minimizando el mobiliario, si lo hubiera.
Hacer márketing inteligente. Muchos vendedores ofertan sus casas a un público que no la puede comprar. Los expertos aconsejan buscar un target, más allá de las ofertas que se reciban. De esta forma, los anuncios de venta de la vivienda se podrán orientar mejor. Tener un bueno dossier preparado y presentar la oferta en Internet con mucho detalle aumenta el radio de influencia de la propiedad.

Basado en la información de Expansión ProOrbyt.
11/03/2017

La subida de precios impulsará la inversión en vivienda.

En 2017 el incremento de las compraventas se estima que será del 4,3%. El mercado superará la barrera de las 500.000 compraventas gracias al papel creciente de los inversores.

Sin el recalentamiento de la burbuja de hace diez años y sin la pujanza demográfica de antaño, la vivienda ha vuelto a niveles más o menos normales, aunque aún no se puede decir que la crisis haya quedado atrás. “La tendencia de 2017 es claramente alcista, pero atenuada”, apuntan desde Servihabitat.

Entre los motores de la recuperación destacan la mayor concesión de crédito hipotecario, la mejora de la estabilidad laboral y el incremento del interés de los inversores, que ven la vivienda como valor refugio frente a otro tipo de activos.

El resto de los indicadores del sector seguirán mejorando este año de forma notable. Por ejemplo, el stock de pisos nuevos sin vender caerá hasta 315.000, la cifra más baja desde 2006, antes del estallido de la burbuja residencial. Además, la ratio de años de salario necesarios para pagar el piso se situará en seis, tres menos que en 2007. La rentabilidad bruta del alquiler (sin plusvalías) subirá a cierre de 2016 al 5,4% (es decir, un 10% contando la revalorización media a un año, como hace el Banco de España, cuya última cifra disponible se sitúa en el 8,3%, 3,9 puntos más que sin plusvalía).

Tímidamente, las grúas vuelven a instalarse en las calles, sobre todo en las zonas más consolidadas, en las que, aunque sigue habiendo algo de stock, éste no se cruza con la demanda, por necesidades y localización más que por precio.

El número de viviendas terminadas también se elevará en torno al 20%, hasta las 68.000 unidades en 2017, según Servihabitat.

En cuanto a la división territorial de la mejoría inmobiliaria, se darán tres velocidades. La primera, las zonas en las que hay una demanda alta y la oferta se encuentra en niveles técnicos. La segunda velocidad del sector residencial se da en las zonas donde la demanda tira, pero hay stock.

Sin embargo, aún existen muchas autonomías cuyo mercado residencial se recupera a una tercera velocidad, más baja, ya que en ellas el precio continúa ajustándose a la baja o se mantiene estable, debido a que la demanda potencial está mucho más contenida y/o a que disponen de volúmenes de stock todavía considerables.

Se estiman para Málaga más de 10.000 viviendas nuevas al año hasta 2025

Málaga es una de las provincias de España que presenta un mayor potencial de demanda de vivienda nueva, según las conclusiones de un análisis del mercado residencial realizado por la consultora CBRE. Por las proyecciones de creación de hogares del Instituto Nacional de Estadística (INE) y por una serie de supuestos demográficos, además de por el empuje del turismo residencial, el informe calcula que la demanda potencial de vivienda nueva en Málaga rondará las 10.600 unidades al año en el periodo comprendido entre 2016 y 2025, del total de 180.000 anuales que se estima para el conjunto de España. Esta cifra sitúa a la provincia como la segunda del país con una mayor necesidad de construcción de vivienda nueva, solo por detrás de Madrid, a la que el estudio otorga una demanda potencial de 24.591 inmuebles anuales en ese periodo. La consultora señala que, en el conjunto agregado de España, se detecta ya una necesidad generalizada de vivienda nueva debido a que el gran stock todavía por absorber se refiere en gran parte a vivienda construida con anterioridad a la crisis, en cuyo volumen hay cerca de un 30% de inmuebles que se considera «sin mercado». En otras palabras, son activos por los que no existe demanda debido a que su localización, calidad o situación legal no es ya suficientemente atractiva. Por otro lado, la demanda de viviendas tiende a crecer. En primer lugar, porque aunque la población del país está descendiendo, el número de hogares tiende a crecer al bajar la media de integrantes y aumentar los que están compuestos por un solo individuo. En el caso de zonas turísticas como la provincia de Málaga también pesa el tirón de los compradores extranjeros que buscan vivienda en la Costa del Sol, ya sea para venirse a vivir de forma permanente o para pasar algunos meses del año. De hecho, cabe recordar un dato muy relevante que destaca el peso del comprador foráneo en esta nueva fase de reactivación inmobiliaria: en los dos últimos ejercicios, el 40% del total de viviendas que se han vendido en Málaga fueron adquiridas por extranjeros, según los datos del Ministerio de Fomento. El informe asegura, por tanto, que a finales de 2016 o principios de 2017 el stock disponible de vivienda nueva en España será muy localizado o de carácter técnico, lo que impulsará el inicio de nuevos desarrollos, fenómeno que ya se observa en los mercados más consolidados», apunta. Entre estas zonas de mayor empuje se situaría precisamente Málaga que, según el estudio, supera la demanda potencial de zonas como Barcelona (con una necesidad de 7.900 nuevas viviendas al año), Baleares (unas 7.550), Sevilla (algo más de 5.700), Valencia (casi 5.300) y País Vasco (unas 5.000). Más interés por los suelos En el caso de la provincia, el estudio de CBRE destaca además que el «interés creciente» por el suelo finalista en los municipios de la costa de Málaga sigue presionando al alza los precios, y califica a este año 2016 como un ejercicio de «intensa actividad promotora» en la provincia, especialmente en la zona de la Costa del Sol Occidental y en la capital, donde se están iniciando proyectos. En todo caso hay que recordar que, tras todos estos años de duro ajuste, partimos ahora de unos valores que han caído casi un 40% en relación a los que había en la época del boom inmobiliario. Respecto a Málaga capital, CBRE también afirma que el mercado de vivienda presenta una «gran asimetría», con una horquilla de precios de las más acusadas de España.

                                                  (Referencias de la Opinión 4.06.16)

Reformas necesarias en el urbanismo mundial.

Las ciudades bien planeadas pueden ser la solución a algunas de las grandes crisis que afronta la humanidad. Inequidad, cambio climático, informalidad o inseguridad son problemas que no podrán ser superados sin un planeamiento urbano adecuado, según el Informe Mundial de Ciudades 2016 (WCR2016, por sus siglas en inglés), que se presentó el pasado miércoles en Nueva York. Entre sus conclusiones, una es clara: “El modelo de urbanización actual es insostenible”.

La inexorable urbanización del planeta —más de la mitad de la población mundial vive en ciudades y se estima que en 2030 sean dos tercios— es a la vez una oportunidad de corregir inequidades y un riesgo, ya que también puede agravarlas. Todo dependerá de cómo se afronte este crecimiento: si es como hasta ahora, probablemente la situación de millones de personas empeorará. Pero si se hacen cambios, es posible atajar muchos problemas. Una urbanización bien dirigida “propicia el avance económico y mejora la calidad de vida de todos”, según el texto.

El reto es enorme, especialmente en las ciudades más grandes. En las 600 mayores urbes del mundo vive una quinta parte de la población del planeta y se genera el 60% del Producto Interior Bruto (PIB) global. En 1995 había 22 grandes ciudades y 14 megaciudades en el mundo; hoy ambas categorías se han multiplicado por dos. Convertir especialmente a estas —pero también a otros asentamientos menores— en lugares sostenibles medioambientalmente, resilientes, socialmente inclusivos, seguros y económicamente productivos debe ser el objetivo para los próximos años.

El documento acusa a los gobiernos de haber sido ineficientes en los últimos 20 años, en los que los asentamientos informales se han disparado sin un marco regulatorio adecuado para controlarlos. El crecimiento ha sido “caótico y disfuncional” y se ha ampliado el abismo entre la demanda y el abastecimiento de servicios básicos. En el lado positivo —aunque han crecido en términos absolutos— la proporción de chabolas se ha reducido en estas dos décadas.

Es sin embargo una victoria pírrica en unas urbes cada vez más desiguales. El 75% ha incrementado su inequidad y son “demasiadas” las que han fracasado a la hora de proveer a sus habitantes de un espacio sostenible para todos. “El fiasco de las políticas urbanísticas ha sido espectacular y devastador en su impacto a hombres, mujeres y niños de muchas ciudades. La urbanización pasiva (o espontánea) se ha probado como insostenible”, añade el informe.

La implantación de las políticas tiene que estar recogida en planes bien definidos, y no puede variar en función de agendas partidistas ni oportunismos.

Tendrá que reforzar la relación entre urbanización y desarrollo, con el objetivo de que se conviertan en instrumentos paralelos de crecimiento sostenible.

Debería establecer enlaces a otros acuerdos globales y agendas y estar claramente conectada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Debe introducir cambios transformadores y promover un nuevo modelo de urbanización que sea universal y adaptable a las distintas realidades nacionales.

Además de esto, el WCR2016 incluye cinco principios irrenunciables: asegurar un nuevo modelo que proteja los derechos humanos y el cumplimiento de la ley; garantizar un crecimiento inclusivo; empoderar a la sociedad civil; promover la sostenibilidad medioambiental y las innovaciones que faciliten el aprendizaje y compartir el conocimiento.

( Datos tomados de El País, edición 19.05.2016)

Los precios de los alquileres vuelven a subir tras siete años de caídas

La recuperación del ladrillo ha llegado también a los alquileres. Tras siete años de caídas, el año pasado el precio de las rentas creció más de un 3%, según las estadísticas de las principales plataformas inmobiliarias. Los alquileres aumentaron sobre todo en las 10 grandes ciudades. En Barcelona aumentaron por encima del 17%, pero también se encarecieron en Madrid, Málaga o Palma de Mallorca. La oferta de pisos en alquiler sigue creciendo gracias al interés que la vivienda ha vuelto a suscitar entre los inversores. Aun así, sigue siendo insuficiente, dada la fuerte demanda.

Vivir de alquiler ha dejado de ser una opción marginal. España había sido hasta el estallido de la burbuja inmobiliaria un país de propietarios. Todavía lo es, pero menos. En la época del boom el 80,6% de los ciudadanos residía en un inmueble que había comprado, según Eurostat, la oficina estadística de la UE. Hoy reside en una vivienda de propiedad el 78,8% de la población. La proporción sigue más cercana a los países del este de Europa que a Alemania o Austria, donde alquiler y propiedad conviven a la par.

Un tercio busca alquiler

La demanda también ha crecido y, según un reciente informe de Tecnocasa, un tercio de los hogares que buscan casa quieren arrendar. El alto nivel de desempleo y la bajada salarial que se produjo durante la crisis han hecho que el alquiler sea la única opción para miles de ciudadanos, lo cual supone que el volumen de viviendas para arrendar que hay en el mercado sea insuficiente. “En España la única política social de vivienda es el alquiler privado”, resume Julio Rodríguez, economista y vocal del Consejo Superior de Estadística.

En ese contexto, los alquileres han vuelto a subir. A falta de datos oficiales sobre el precio de los nuevos contratos, las principales plataformas inmobiliarias comienzan ya a recoger incrementos en el conjunto de España tras siete años de caídas que abarataron los alquileres en cerca del 25%. Sin embargo, los aumentos no son homogéneos. “Hay tres grupos de ciudades. Barcelona, que va por libre y subió muchísimo; otro con Madrid, Málaga o Bilbao, con incrementos elevados pero más razonables, y uno con localidades que siguen sin despegar”, explica Fernando Encinar, fundador de la plataforma Idealista.

Tanto los datos de este portal como los de su competidor Fotocasa arrojan un incremento de los precios de los alquileres en el conjunto de España de entre el 3% y el 3,6%. José García-Montalvo, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Pompeu Fabra, sostiene que si bien es cierto que la oferta ha aumentado, la subida de precios de venta en algunas localizaciones, en especial Madrid y Barcelona, ha “ralentizado” la tendencia de muchos propietarios a retirar el cartel de se vende para poner el de se alquila. García-Montalvo afirma, además, que el inversor exige una rentabilidad de entre el 6% y el 7%. “Si los precios de la vivienda suben, para mantener la rentabilidad es necesario aumentar el alquiler”, dice el profesor.

Rentabilidad del 6,7%

Los inversores ahora llegan al mercado de la vivienda atraídos por unas rentabilidades anuales del alquiler del 6,76%, que en Barcelona son más bajas (6,01%) y en Madrid más elevadas (7,68%), según el informe de Tecnocasa, coordinado por el catedrático García Montalvo. Una muestra de la fuerte presencia del inversor es que el 41,6% de los compradores no necesita pedir hipoteca y compra a tocateja. “Es un inversor más sano, no tan nervioso como el que había en la época de la burbuja, que buscaba revender enseguida para obtener plusvalías”, asegura Encinar.

En general, los precios se incrementaron en las 10 principales ciudades de España. A Barcelona le siguen Málaga (entre el 7,2% y el 13,5% en el último año), Palma de Mallorca (entre el 11,5% y el 12,8%), Madrid (6,9%-7,6%) y Las Palmas (alrededor del 6,5%). Por comunidades autónomas, las estadísticas que ofrecen los portales inmobiliarios señalan que lideran las subidas Cataluña (entre el 10,7% y el 13,3%), Baleares (con incrementos que varían entre el 10,1% y el 10,3%) y Madrid (con aumentos que oscilan entre el 6,5% y el 7,6%).

(Referencia de El País, 15.02.16)

La vivienda consolida su recuperación.

Las noticias sobre el mercado residencial siguen confirmando que se ha entrado en un nuevo ciclo en el que se construyen más casas —en zonas con demanda muy contrastada— y los precios se estabilizan e incluso vuelven a crecer a ritmos del 9% en algunos distritos del centro de las ciudades. El valor medio de la vivienda en Andalucía aumentó un 1,4% en el primer trimestre del año con respecto al mismo periodo del año anterior, según la tasadora Tinsa. Las mayores subidas interanuales correspondieron a las dos grandes capitales, con Málaga a la cabeza (donde el alza fue del 6,7%) y seguida por Sevilla, que crece un 2,8%. De esta forma, al sur de España llega la tendencia que ya se estaba dando en Cataluña y la Comunidad de Madrid, donde todavía se asiste a un mayor repunte en la recuperación de este negocio, con avances interanuales del 8,2% y del 7%, respectivamente, gracias al impulso experimentado desde hace unos meses por sus dos capitales.

En este contexto, el director de Productos y Diversificación de Tinsa, Pedro Soria, considera que el actual es un buen momento para adquirir una vivienda y retomar la obra nueva en determinados puntos, al tiempo que asegura que la incertidumbre política no ha enfriado esta recuperación. En su opinión, 2015 fue el año de la reactivación del mercado inmobiliario y 2016 marca el inicio del proceso de normalización del mismo después de 7 años de profunda crisis. «Es una recuperación que ha venido para quedarse, estamos ante un nuevo ciclo más racional y sostenible y la caída generalizada del precio de la vivienda se ha terminado de forma definitiva y los mercados en los que aún cae, lo hace de forma más suave», ha añadido. La recuperación del precio será moderada y no superior al 5% de media anual. Para 2016, Tinsa prevé que las compraventas crezcan un ritmo del 10-15 % y que el inicio de la obra nueva lo haga, de forma selectiva, entre el 30-40%. El plazo medio de compra de una vivienda se situó en 10,5 meses, mientras que el porcentaje de ingresos para pagar el primer año de hipoteca se ha reducido al 22 % (era del 33% en 2007) y son necesarios 6 años de salario para adquirir una vivienda media en España frente a los 8,1 que se necesitaban durante la burbuja. Las viviendas más vendidas oscilan entre los 50.000 y 100.000 euros (30%) y los 100.000 y 150.000 euros (27 %).

(Basado en información de ABC)